julio 21, 2020

ABC para saber cómo comer mejor [I Parte]

Saber cómo comer mejor no se trata de organizarte muchísimo, de hacer listas de compras super largas y costosas, y mucho menos de cocinar cosas aburridas, insípidas y complicadas. Casi siempre lo que nos impide dar el paso es el miedo, la pereza y las muchas excusas que nos ponemos para dejarlo para después. Pues la verdad es entender cómo comer mejor es muy fácil, y si tienes las motivaciones adecuadas, será un cambio que perdure en el tiempo.

"El primer paso es dejar de pensar que comer sano y empezar a cuidarte es un sacrificio."

En la Primera parte de este artículo voy a escribir sobre la preparación “mental” que te puede ayudar a lograr empezar y mantener un estilo de vida sano. En la Segunda Parte podrás ver los pasos prácticos para tener en cuenta durante tu día a día a la hora de saber cómo comer mejor.

El primer paso es dejar de pensar que saber cómo comer mejor y empezar a cuidarte es un sacrificio. Como con todos los grandes dilemas, la solución es simplemente alejarnos unos pasos de esta creencia y mirarla desde otra perspectiva. Ya está. Si decides aceptarlo, poco a poco empezarás a verlo como un placer. Será un placer para ti dedicarle un poquito más de tiempo a cocinar para ti. Será un placer para ti sentarte a ver tutoriales y recetas nuevas que sean más saludables. Se convertirá en un ritual muy divertido empezar a experimentar en la cocina con los nuevos ingredientes que conociste en tu búsqueda. 

"No tiene ningún sentido que la motivación para cuidar a tu cuerpo sea precisamente no amar a tu cuerpo."

Ahora, tenemos que pensar en nuestra motivación. Si lo que queremos es mantener un estilo de vida sano a lo largo de nuestra vida, debemos tener un objetivo claro, y lo suficientemente fuerte y válido en el tiempo para que no se desaparezca en medio del proceso. Antes intentaba comer mejor tratando de estar más flaca porque no me gustaba mi cuerpo, y lo que siempre pasaba era que terminaba por frustrarme al no ver resultados en una semana o un mes. No tiene ningún sentido que la motivación para cuidar a tu cuerpo sea precisamente no amar a tu cuerpo. Te recomiendo que empieces bien este proceso y pienses realmente qué te gustaría regalarle a tu cuerpo como agradecimiento por ser tu motor todos los días: que se sienta más ligero y limpio, con más energía, más fuerte, que se desinflamen ciertas zonas en particular, que mejore tu circulación, que tenga menos dolores, que sea más flexible… en fin. Cualquier regalo que se te ocurra. Este es el tipo de motivación que te va a ayudar a no rendirte en cualquier momento.  Además, te aconsejo que en vez de enfocarte en la meta final y en los resultados, trates de concentrarte en el proceso. La docente y psicóloga Carol Dweck, habla de la importancia de valorar el esfuerzo que estás haciendo para lograr algo, más allá de lo que obtengas al final. Esto evitará sentirte frustrado al no ver resultados rápidamente, o desistir si no los obtuviste en la manera que querías. Abajo encontrarás un link para que conozcas más sobre sus estudios.

"Probablemente si desenrollas a fondo tus motivos, las palabras a las que vas a llegar son: amor (propio), o miedo."

Para descubrir si tu motivación está basada en el amor propio o en la inseguridad y en la no aceptación de tu cuerpo, puedes empezar por escribir todo lo que se te venga a la mente cuando piensas en por qué quisieras empezar a cuidar tu alimentación. Luego empieza a desarrollar más a fondo cada una de las motivaciones que escribiste, anotando de dónde vienen. Y así, puedes seguir desarrollándolas tan profundamente como quieras. Probablemente si desenrollas a fondo tus motivos, las palabras a las que vas a llegar son: amor (propio), o miedo. Así será más fácil saber qué motivaciones te van a funcionar (amor propio) y cuáles en cambio no (miedo).

Con haber tomado esa decisión ya diste un paso muy grande. Haberte explorado y conocido tus motivos reales seguro te ayudó a conocerte mejor para poder quererte más. Ahora sigue la parte para poner en práctica en tu menú. Te invito a que leas la Segunda Parte y complementes tus motivaciones con acciones.

Referencias:

  • https://www.ted.com/speakers/carol_dweck

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR